Uribtal Podcast S1 E3

Ep 3

Giancarlo González: Bienvenidos al episodio del Urbital podcast. Hablamos bienes raíces, gentrificación, desplazamiento AirBnb’s, recuperación del mercado, falta de inventario, eso y mucho más sobre bienes raíces. Me acompaña Coral Bouret, Real Estate specialist del Viejo San Juan con más de 18 años en la zona, Brandon Zavala, e invitado especial Luis Herrero.

Luis Herrero: Qué’s la que hay Giancarlo, aquí siempre puesto para el problema. *se ríen*

Giancarlo González: Bienvenido, que bueno tenerte junto con nosotros. El tema que vamos a estar tocando ahora centra en el desplazamiento, la gentrificación, todo lo que se ha estado hablando sobre los precios de las propiedades, y unos análisis recientes que estuve compartiendo sobre el incremento en valor o la caída. Miramos precios desde el 2008 en adelante. Quiero hablar un poquito sobre la experiencia que cada uno ha tenido en la venta de las propiedades y particularmente si se han recuperado sobre el precio que compraron en el momento que compraron. Vamos de cabeza contigo directamente.

Luis Herrero:  Bueno yo obviamente, y lo dejó claro que antes de que me acusen de todo loco, aunque sea un poquito todo loco, yo no sé nada de Real Estate, yo no me dedico a esto, soy abogado feliz que no practico. Hice algunos cierra hipotecarios, alguna cosita en algún momento, pero más allá de ahí no tengo un expertise particular, así que todo lo que voy a decir ahora es anecdótico.

Giancarlo González: Esos cierres que hiciste, ¿los inscribiste bien por lo menos?

Luis Herrero: Sí, pero eso lo hacía la secretaria, yo iba a filmaba y eso corría en la oficina. Los encuaderné y los tengo por ahí escondidos en algún sitio en casa.
La discusión, sobre todo en Twitter que es donde yo paso la mayor parte de mi día desgraciadamente, se nos ha ido a los extremos porque las redes sociales son así, ¿no? Nosotros vamos a las redes sociales a reembolsar nuestros prejuicios. Si hay alguien que ya está convencido de que Puerto Rico se está llenando de gringos y que nos están desplazando pues, vamos a buscar las estadísticas y los hechos y los argumentos que favorezcan esa posición o viceversa. Entonces pues lo que ha pasado, no sé cuándo este podcast va a salir, pero lo que ha pasado en este comienzo del 2022 es que ha habido una serie de videos que se han ido virales contando unas situaciones particulares en Quebradilla. El video esta del cará, no sé si lo vieron, y la situación que están pasando esas personas que viven en ese edificio pues realmente es obscena y escandalosa. Entonces pues, la gente es muy rápida a llegar a conclusiones sin tomar en consideración el ‘big picture’: que en general Puerto Rico lleva viviendo una depresión económica que va a cumplir, si la pones en el 2006 como el comienzo pues, básicamente ya para cumplir la mayoría de edad, ya puede guiar, ya tiene 16 años la depresión económica. Y esa depresión económica ha destruido miles de millones de dólares en riquezas de los propios puertorriqueños, que es lo peor del asunto porque aquí quien se ha visto más afectado de toda depresión somos los que hemos decidido y que hemos tenido la suerte y el privilegio quizás de no tener que irnos de Puerto Rico pero que seguimos invirtiendo en la isla y seguimos haciendo nuestros asuntos, teniendo nuestra familia, etcétera aquí.
Pues a mí lo que me molesta usualmente de estos debates es la superficialidad, que hay mucha gente llegando a conclusiones. Por ejemplo, yo me opongo la Ley 22, yo creo que la Ley 22 fue una mala decisión y no estoy de acuerdo y quisiera que la eliminen mañana, pero los números nos dicen que hay 4,500 decretos de Ley 22 y ya algunas de esas personas no viven en Puerto Rico. Vinieron y se fueron, pero en teoría podemos estar hablando de 4,500 familias que han comprado propiedades. Entonces, ¿cómo 4,500 desplazan a 3 millones?

Coral Bouret: Lo que pasa es que yo leí recientemente del ‘ripple effect’, que es lo que ha provocado esto.

Giancarlo González: La Ley 22, en vez de eliminarla que se la extiendan a cualquier puertorriqueño que la pueda pagar y la quiera. Vámonos a la inversa, y que se la den al puertorriqueño que vive afuera, que le den la oportunidad.

Luis Herrero: Pero ya está, se enmendó. Por ejemplo, si tú eres puertorriqueño y llevas más de 6 años fuera de Puerto Rico y regresas, puedes solicitar la Ley 22.

Coral Bouret: ¿6 o 15?

Giancarlo González: 6, era 6 pero estaba fijada a una época de tiempo y no sé si la han rodado, no creo.

Luis Herrero: Y de nuevo, yo hablo de la que es de ingresos pasivos, yo estoy a favor de la exportación de servicios y de hecho eso yo quisiera que se mantenga y que se favorezca y que los puertorriqueños y puertorriqueñas pueden solicitarla.

Giancarlo González: A cada puertorriqueño le deberían de obsequiar la Ley 20 para que exporten y creen riqueza local.

Coral Bouret: La pregunta que no se hace frecuentemente y que se debe hacer es, ¿por qué está pasando esto? No es que sí está pasando o no, claro que está pasando. Pero ¿por qué, por qué está tan desbalanceado el mercado? ¿Cómo se puede lograr un balance, cómo se le dan las herramientas a los jóvenes, a los no tan jóvenes, a los puertorriqueños, a los locales, para que puedan entrar al juego en igualdad de condiciones? Quizás no en igualdad de condiciones, pero cónchale no tan en desventaja.

Giancarlo González: Un detalle que no se menciona, se mencionó la Ley 22 los AirBnb’s, sin embargo, luego de María vinieron muchos fondos también de recuperación. Eso creó empleo a inversión aquí para la reconstrucción. Después de María la pandemia alteró el mercado, no solamente en Puerto Rico en el mundo completo. En todos los Estados Unidos gente que estaban en la ciudad se está yendo a los suburbios y están desplazando. Hay precios incrementando en muchísimos lugares de todos los Estados Unidos, Puerto Rico no es la excepción. La pandemia tuvo su impacto, también la caída del edificio en Miami. Hay personas que de repente ya no quieren vivir en condominio, se asustaron y se han querido ir de condominios por las preocupaciones de la erosión costera. Así que son muchos factores los que están afectando la poca construcción que hubo por la recesión que tuvimos. En esa fase de contracción no hubo desarrollo nuevo. Muchos factores tienen que ver con lo que ocurre con el mercado.

Brandon Zavala: Y yo creo que también la pandemia ha creado un éxodo, por ejemplo en estados como California y Nueva York que la gente, porque han incrementado las contribuciones, se han ido de California quizás a Texas y de Nueva York quizás se han mudado a Florida. Pero también estamos viendo como esta nueva era digamos, que ha salido también en Bloomberg la semana pasada, los ‘crypto rich’, como estos influencers también de YouTube se están mudando a Puerto Rico porque se dan cuenta que, adicional de Florida o Texas, pueden venir a Puerto Rico y después de la pandemia han dicho “mira, aquí tengo básicamente todo lo que quiero y contributivamente es el mejor ‘tax haven’ que tengo ahora mismo en suelo Americano”.

Luis Herrero: Nosotros somos parte del planeta, somo parte de la economía global y aunque seamos una colonia o un Estado Libre Asociado, un territorio como usted prefiera, seguimos siendo parte del planeta y lo que pasa a nivel global nos afecta. Y otra de las cosas, hablaste de los impuestos, la gente que se ha mudado, etcétera, pero súmale algo simplemente de bienestar: si tú antes solamente pasabas 10 o 12 horas al día en tu casa y la mayoría del tiempo lo pasabas durmiendo y de momento tienes que pasar las 24 horas al día porque estás trabajando desde tu casa, pues quizás para ti lo que un apartamento muy cómodo y espacioso de momento se convierte en un lugar bien apretado bien difícil. Si hay niños, si tienes que compartir con tu pareja, si tienes que compartir con tu mascota, y eso pues obviamente ha motivado a las personas. Sobre todo que para ciertos grupos de la sociedad la pandemia ha sido lucrativa y tienen más dinero que antes, pues es momento de hacerlo, es el momento de buscar más espacio, buscar más amenidades, buscar más comodidad. Todos esos factores se han unido y en Puerto Rico sí añádele lo que tú mencionaste, el dinero de María del Gobierno federal que al principio se aguantó y ahora está entrando de cantazo, o sea que estamos viendo un dinero que se supone que se gastará en 5 años que se va a gastar en 2 o 3. Eso está impulsando y el dinero de la pandemia, los terremotos, etcétera. Yo no estoy diciendo que esto no está pasando, y yo no estoy diciendo que los AirBnb no son un problema. Las propiedades se están trepando tanto que hay personas que no tienen acceso a quizás vivir donde pensaban vivir, pero tampoco me pueden decir a mí que Viejo San Juan era barato en un momento.

Coral Bouret: Pues claro que lo era, un edificio comercial de cuatro pisos en plena zona comercial histórica claro que no iba a ser barato. Pero tú podías comprar, yo podía comprar, tú compraste todos compramos, o sea estamos ahí.

Luis Herrero: Pero mira, yo fui a ver apartamentos, así que entramos a mi historia, yo compré en el 2010, marzo 2010 es mi hipoteca. Compré aquí en Guaynabo, pero compré luego de casi un año de estar viendo apartamentos. Mi esposa se crio en un Ocean Park, ella no quería salir de esa zona y nosotros buscamos en Santurce, Miramar, Viejo San Juan, Condado. Yo tengo que haber visto más de 27 a 28 propiedades, casas, apartamentos, etcétera. Yo en ese momento trabajaba en uno de los bufetes grandes de Hato Rey, tenía un excelente salario, vivía en casa de mi mamá no tenía gastos, ahorraba casi la mitad de mi salario. Nunca encontré nada de esa zona dentro de mi budget. Y yo tenía 26 años, me ganaba $60,000 que es un excelente salario para alguien de 26 años, y nunca encontré nada que fuera dentro de mi presupuesto que me aprobaran. Te doy el ejemplo, vamos a pensar en Cuidadela. Después que fui a Cuidadela los precios bajaron más. Si yo hubiera esperado a 2013-2014, después los precios bajaron más. Pero yo me iba a casar, ese no era mi momento, no podía esperar 3 años más. Ciudadela, y pues este ejemplo en Twitter: yo me acuerdo ir a un apartamento en la Torre 1, que es la primera torre que da con la Ponce de León, en el cuarto piso un apartamento que nos encantó desde que abrimos la puerta “wow qué apartamento más brutal”. Quedaba con la copa de los árboles que quedan en la Ponce de León en la ventana, era una chulería. Nosotros éramos jóvenes, un matrimonio joven, y nos pedían $323,000.

Giancarlo González: Está alto para esa época.

Coral Bouret: Pero fíjate en esa misma época, tú y yo estábamos house hunting, pero yo estaba house hunting en Viejo San Juan. Yo compré en el 2011 por menos de $200,000 un apartamento de 3 habitaciones y baño y medio.

Luis Herrero: Contra pues necesitaba un realtor como tú.

Coral Bouret: ¡Es que tú no me llamaste! *se ríen*

Brandon Zavala: Yo creo que tú eres la pesadilla de los realtors, porque ¡más de 27 propiedades! *se rien*

Luis Herrero: Yo pasé dos fines de semana en Viejo San Juan. Y nosotros nunca aspiramos a Viejo San Juan, o sea porque la logística etcétera no es algo que nosotros aspiramos. Pero dijimos vamos a ver y pasamos dos fines de semana viendo propiedades. Y recuerdo que nos llevaron a un desarrollo en el callejón que está donde estaba el Nuyorican Café pero el otro callejón, el que baja de la Fortaleza a la Tanca.

Coral Bouret: La Tetúan, el Gámbaro, el de la esquina.

Luis Herrero: exacto, el Gámbaro.

Coral Bouret: Ay pero eso es un desastre, no hables de eso.

Giancarlo González: Definitivamente necesitaba una corredora como tú.

Luis Herrero: Bueno pues me llevaron ahí a ver un apartamento –

Coral Bouret: Mira, perdona que te interrumpa, pero eso es un ejemplo de una persona sin noción de lo que es la zona histórica, cogiendo un edificio que está más o menos en un cascarón, y remodelarlo entre comillas, restaurarlo. Bueno, no lo restauro, hizo un disparate ahí o sea ese es el peor ejemplo que me puedan dar del Viejo San Juan.

Luis Herrero: Me acuerdo que cuando entramos lo que quedaban eran 2 unidades, que no eran unidades de apartamento eran unidades que habían construido como en el patio interior.

Coral Bouret: Como tipo loft.

Luis Herrero: Era como un loft sin ventanas, bueno tenía ventanas al patio interior pero no tenía vista para afuera, y no me acuerdo cuánto pedían pero creo que pedían $200,000 ósea loco, ¿enserio? Me acuerdo ir a ver, por ejemplo, y eso sí estaba un precio relativamente accesible hubiéramos podido comprar, en la calle San Sebastián lo que fueron los edificios que se tumbaron en los años 50 y se reconstruyeron. Edificio de apartamento cerca de la escuela Lincoln, y eran edificios viejos, pero habían ahí como 35 apartamentos con un patio interior grande.

Coral Bouret: Ah tú estás hablando del Condominio Luna, eso está entre Luna y Sol. Sí eso lo construyó Doña Fela en los años 50.

Luis Herrero: No lo compramos porque estaba deteriorado el apartamento como tal, y pensar en la inversión más el hassle, lo descartamos. Y vimos un montón de prioridades más pero en ese momento no había nada accesible. Recuerdo otro que hoy debe estar en precio brutal, no en el Viejo San Juan, en Santurce justo en la placita. Era un pent-house en un edificio bastante viejo y era inmenso, era gigantesco.

Brandon Zavala: ¿En la Canals?

Luis Herrero: Sí en la Canals, era justo al frente del tailandés, y en ese momento pedían por ese pent-house $265,000, y lo mejor que tenía ese pent-house era que tenía 2 parkings, que los parkings ahí son prime. Y nosotros estábamos aprobados hasta $280,000, lo pudiéramos comprar, pero no lo hicimos porque la familia que tenía el pent-house era una pareja mayor que habían vivido toda su vida ahí, pues habían dejado deteriorar un poquito el asunto y había que gastarse una buenos $40-50,000 en ponerlo al día y en ese momento económicamente pues no lo hicimos.

Brandon Zavala: Más el 20% down payment

Luis Herrero: Por eso, correcto. Y en ese momento pues no lo hicimos. Si yo hubiera esperado 2-3 años, pero claro nadie es adivino, los precios venían bajando ya desde el 2006.

Giancarlo González: Correcto, hubo incentivo de proyectos nuevos que ayudaron a sostener un poco. Estaba un poquito inflado todavía los precios en este momento, los estaban tratando de mantener.

Brandon Zavala: De hecho, creo que para ese tiempo también está pasando el Fortuñazo.

Luis Herrero: Cuando yo cerré aquí en Guaynabo me dieron los $10,000 del incentivo de Fortuño.

Coral Bouret: Pero mira, si hubieses comprado en el Viejo San Juan una propiedad histórica que tiene las exenciones del Instituto cultural no te hubiese tocado el Fortuñazo. O sea, a tú primer comentario sí era más barato comprar en Viejo San Juan.

Luis Herrero: Claro, sí pero dentro de todo para mí, en ese momento en mi vida que me estoy ganando un salario probablemente mayor que el 98% de mis pares, de todos modos para mí, por lo menos los apartamentos que me enseñaron, no era accesible el Viejo San Juan. Mi punto en el siguiente: tratar de decir hoy que nos estamos quedando sin el Viejo San Juan porque se está dejando de extranjeros, pues sí se está llenando de extranjeros es verdad, pero no estamos hablando que el Viejo San Juan nunca ha sido un lugar barato.

Coral Bouret: Y yo creo que por ahí se ha tergiversado un poco la conversación del Viejo San Juan. No es que estamos perdiendo el Viejo San Juan porque están comprando extranjeros, ese no es el punto. El punto es que Viejo San Juan es la joya histórica de este lado. Es nuestro ‘Crown Jewel’, es nuestro patrimonio nacional. Mi cita era inicialmente casas vendidas en Viejo San Juan porque tu eres dueño del aljibe hasta la azotea de la estructura y es tu casa y puede vivir una familia.
Y la tendencia que estamos viendo, y aquí me pueden citar todo lo que quieran, la tendencia que estamos viendo con la mayoría (claro hay sus excepciones que confirman la regla) de los inversionistas extranjeros que están comprando estos últimos años en el Viejo San Juan que vienen con las leyes de los incentivos, o no les atrae o no les hace ningún tipo de mella tener o no tener la exención histórica que otorga el Instituto de Cultura. ¿Por qué? ¡Porque igual ellos no pagan nada! Entonces, ¿por qué esto es importante? Esta exención que protege a las propiedades históricas del Viejo San Juan, el requisito para tu aspirar a ella y el requisito que tiene que cumplir para poder aspirar a tener esa extensión es que esa propiedad tiene que haber sido restaurada y mantenida de acuerdo a los reglamentos y los códigos del Instituto Cultural.  Cualquier remodelación que se le vaya a hacer tiene que ser hecho con el aval el consentimiento del Instituto de Cultura.
¿Qué pasa? La tendencia que estamos viendo es que estos compradores, lo que ven es una ganga. ¿Por qué? Porque lo pueden comprar en $300 el pie cuadrado $400 el pie cuadrado, por lo menos lo podían haber hecho hace 2 años, 1 año y medio, ya no. Y entran “ay no, esta loseta es vieja espérate, ¿qué es lo que está de moda?” Tumban paredes, intervienen una propiedad histórica que tiene un valor que se supone que vaya por encima de cualquier valor comercial, sin consentimiento, sin nada, el Instituto les revoca la exención y a ellos no les importa y ya tú tienes una propiedad que perdió su valor histórico que no lo vas a poder recuperar. Es como cuando te sacan un diente, el diente no te va a volver a crecer. Tú interviniste en una propiedad histórica de una manera inadecuada y no hay vuelta atrás. Y por eso es que estamos perdiendo el Viejo San Juan. A mí no me importa si el que compra es Europeo, Africano, Oriental, Americano, local.

Giancarlo González: Pero eso es un ejemplo bien granular y bien detallado que no necesariamente elimina la Ley 22, sino ¿cómo esto se atiende?

Coral Bouret: Claro, esa es la pregunta.

Luis Herrero: La política pública, porque tú no tienes que atar la exención a la conservación histórica, tú puedes decir “esto es histórico y todo se tiene que hacer así, punto y se acabó.”

Coral Bouret: Y se supone que así sea, y en teoría así es. Lo que pasa es que it’s not enforced.

Giancarlo González: Y hay muchas cosas que se pudieran hacer para hacer el Viejo San Juan más atractivo nuevamente para el puertorriqueño. Porque lo cierran constantemente sin avisarte, hay problemas con los ruidos por las noches, la policía a veces no está.  El Viejo San Juan pudiera ser más caminable. Llegaron los scooters, no se pudo manejar muy bien, sacaron los scooters.

Brandon Zavala: Antes estaban los caballos con las carretas.

Coral Bouret: Pobres caballos.

Giancarlo González: Hay una serie de factores que pudieran mejorar.

Luis Herrero: Pero vivir en una ciudad histórica como Viejo San Juan trae problemas siempre. Pregúntale a los residentes en Venecia, pregúntale a los residentes del Barrio Gótico en Barcelona.

Giancarlo González: Correcto, pero tiene un walkability y una magia que es bien agradable también y se pudiera hacer aún más agradable para esos residentes.

Coral Bouret: Esos ejemplos son ciudades peatonales y son ciudades que han regulado estrictamente los AirBnb’s.

Giancarlo González: Luis, no compraste en el Viejo San Juan, entonces ¿compraste dónde?

Luis Herrero: Compré aquí en Guaynabo en un condominio que está al final de esta avenida, la calle Carazo. Se llama Regency Park. Es un condominio que tiene una historia interesante. Ese condominio lo desarrollaron los Kopel y originalmente iban a ser dos torres. Lo interesante fue que se condominio, si yo no me equivoco, se entregó en el 2007 la primera torre a la misma vez que estaba explotando la burbuja. Y los Kopel, que son unas personas extremadamente sofisticadas y buenos empresarios, se dieron cuenta antes y nunca construyeron la segunda torre. Entonces la primera torre donde yo vivo es un edificio de 145 unidades, es un edificio chulísimo, muy buenas amenidades, una comunidad super chévere. Tenemos 2 parkings, una piscina gigante, porque acuérdate que todas las facilidades se hicieron para dos torres así que tenemos unas áreas comunes súper grande.
Entonces qué pasa, antes de explotar la burbuja ya ellos habían vendido, estoy de memoria, más o menos como 100 de las 145 unidades. Explota la burbuja, el mercado se cae, y no hay movimiento. Básicamente las 45 unidades que faltan por vender le tomó casi 10 años en venderla. ¿Y qué hacen? pues empiezan a bajar los precios. Mi apartamento originalmente, yo vivo en el piso 11, en el precio original era de $289,000 el asking price. Yo me levanto, y como hacía todos los domingos en ese momento en mi vida, lo primero que hacía era buscar la revista de construcción de El Nuevo Día, y veo de momento un anuncio de Regency Park. Yo me crie por esta zona así que yo me siento que soy de aquí o sea que para mí es bien común. Para mi esposa esto es como si yo me la traje para el campo, y los días de Reyes hay una cabalgata gigantesca por este pueblo, de que son cientos y cientos de caballos, ella me dice “ves que esto es el campo, yo te lo dije”.
Pero anyway, me acuerdo la oferta decía comenzando a $169,000 algo así. Lo vinimos a ver, los apartamentos subían $2000 por piso. Más o menos encontramos el sweet spot, y el apartamento 11 en ese momento me lo vendieron por $219,000. Dimos la opción de $5000. Nos mudamos, yo cerré esa hipoteca de marzo 2010, me mudé en septiembre, me casé en abril 2011, y mi esposa se mudó entonces abril-mayo. Hasta el día de hoy ahí estamos.
La hipoteca original la hicimos con Santander, la hicimos a 5% interés y aplicaba FHA, que eso ayudó, y cogí los $10,000 del incentivo de Fortuño. El problema fue que siguió bajando de valor.

Giancarlo González: ¿Consideraste en un momento dado entregarlo?

Luis Herrero: No lo consideré porque ¿dónde me iba a ir a vivir? Esta es mi casa.

Giancarlo González: Sigues ahí, y se ha recuperado, pero todavía no está al mismo –

Luis Herrero: No está todavía en el $219. Vi horita en Clasificados Online que hay un apartamento en el piso 8 que están pidiendo $240. Ojalá, ojalá se lo den. Pero obviamente, ¡hay que chequear en Urbital!

Giancarlo González: ¿Qué tendría que suceder en Puerto Rico para que todas las personas que todavía están underwater, sus propiedades sigan incrementando y mejoren? Saliéndonos del Viejo San Juan, ¿cómo podemos apoyar a que el mercado siga en su recuperación? Y si se hace más expansión, que sea para el beneficio de cada persona.

Luis Herrero: Al final del día yo creo que aquí se ha juntado un poco el hambre con la necesidad de que teníamos 16 años bajando duro, bajando mal o sea cayendo duro, que se paró completamente la inversión se paró la construcción de vivienda nueva, donde propiedades que están en herencia, en sucesiones, se dejaron perder, Todavía hay un montón de demanda por residencia, pero no se ha trabajado el lado de la oferta y yo creo que ahí está uno de los problemas. Lo segundo, los gobiernos municipales sobre todo, pero el estatal también, debería ponerle un alto costo al tener las propiedades abandonadas y en ‘state of disrepair’. Esto es bien difícil, o sea el proceso de declarar un estorbo público y de demolerlo es un proceso engorroso y costosísimo, pero municipios créenme que no tienen el presupuesto para hacerlo porque no es algo que tú puedas hacer en 30 días, te va a tomar años hacerlo. Y hay que ir al tribunal, esperar a ver si aparecen los herederos, y todo es un proceso larguísimo. Hay que ver cómo podemos trabajar ese asunto. Y adicional, hace falta un poquito de creatividad porque en efecto estos inversionistas Ley 22, ellos van a querer beber donde van a querer vivir, pero se puede usar el dinero del Gobierno federal y ser creativos para construir y hacer cosas de vivienda de interés social, sobre todo en el casco urbano. Yo pienso aquí en Guaynabo, aquí que yo vivo, este es el casco de Guaynabo donde Wilton es una de las personas que ha invertido su dinero aquí en este estudio que estamos grabando, y ha creado una empresa y honestamente yo he visto esta, calle Carazo, poquito a poco ir convirtiéndose más en un área comercial, se ve mucho más movimiento. Aquí hay de todo, aquí hay 3 farmacias, laboratorios, aquí está el veterinario de mis gatas.

Giancarlo González: Aquí llegaron a estar las oficinas de mi primera empresa Compra y Alquila.

Luis Herrero: Hay movimiento, pero todo ha sido medio silvestre. Yo no siento que ha sido algo de que se está trabajado un plan. Una de las cosas nítidas que pasó aquí en Guaynabo es que hace como 5 -6 años Atlantic University se mudó para acá, abrieron un campus aquí en la plaza y de momento tú puedes venir, bueno ahora con la pandemia todo ha cambiado, pero tú podías ir a almorzar y te encontrabas a un chorro de muchachos y muchachas jóvenes, y eso pues fue un poquito de creatividad. Y yo que trabajo con alcaldes alrededor de la Isla, te puedo decir que, con excepción del pueblo de Aguada, todos los demás cascos urbanos son una oportunidad perdida gigantesca. Y si los valores de las propiedades suben, pues es bueno para todos los puertorriqueños y puertorriqueñas que todavía nos decidimos quedarnos aquí. Yo veo cuando la gente dice “no se puede comprar” oye, pero ¿y los cientos de miles que todavía estamos underwater y que estamos todos los meses haciendo un pago de hipoteca que nos cuesta más de lo que nos genera? Que se recupere a $219 mi apartamento nítido, pero ¿y los 16 años de inflación? Aunque llegue a $219 estoy perdiendo.
Al final del día, y esto no sólo en Real Estate, en general, los issues son usualmente más complejos que los 236 caracteres de Twitter. Pelear y cancelarnos unos a los otros y aumentar ser demasiado nasty o demasiado conflictivo al final del día no resuelve nada. Esto de ser un enemigo uno contra otro, y por último se los tengo que decir a todo el mundo, si usted quiere evitar que extranjeros se muden a Puerto Rico, pues Puerto Rico tiene que ser un país independiente que pueda regular quién se muda o no se muda a su país.

Giancarlo González: Y con esooo * ser ríen* Luis, gracias por la participación, definitivamente triaste una diversidad que era la que estábamos buscando. Brandon, Coral ¿algo más que quieran añadir antes de cerrar?

Coral Bouret: Gracias Giancarlo.

Brandon Zavala: Eso sería todo, gracias.

Giancarlo González: Concluimos Luis con esas últimas palabras. *se ríen*

Share This Post

Facebook
Twitter
LinkedIn